Oraciones a la Virgen del Valle

Inicio

 

Santo Rosario con Ntra. Madre del Valle

Acto de Consagración a Nuestra Señora del Valle

Postrado humildemente a tus pies,
¡oh Virgen Santísima del Valle!
vengo, a pesar de mi indignidad,
a elegirte por Madre, abogada y protectora,
ante Jesús, tu Hijo divino,
para amarte, honrarte y servirte fielmente
todos los días de mi vida.

Alcánzame de Jesús
un vivo horror al pecado;
la gracia de vivir y morir
en la fe más viva,
en la esperanza más firme,
en la caridad más ardiente y generosa.

¡Oh Virgen del Valle!
Dame el consuelo
de que en la hora de mi muerte,
entregue mi alma en tus manos,
y sea conducido por ti
a la gloriosa inmortalidad.

Amén

Oración a Nuestra Señora del Valle

¡Oh María, Virgen Inmaculada, yo te saludo con el dulce nombre de Madre y Señora del Valle! Bendigo tu Santo nombre, bendigo y alabo a Dios por el momento feliz de tu Concepción Inmaculada. En medio de mi profunda miseria hoy doy gracias al eterno Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, por haberme dado a Ti, Madre amantísima, un guía seguro en mis caminos, consuelo en mis aflicciones y socorro en los peligros de mi vida. Haz, Madre bendita que recurra siempre a Ti y que experimente tu protección en todas las necesidades de mi cuerpo y de mi alma.

Amén.

Oración a la Virgen del Valle. PATRONA NACIONAL DEL TURISMO

Nuestra Señora del Valle Madre de los viajeros y peregrinos.

Tu corazón sabe de nuestra necesidad de un descanso reparador, con nuestras familias y amigos.

Enséñanos a descubrir las caricias de Dios en el suelo, el agua, las montañas, en la belleza de la naturaleza.

Ayúdanos a encontrar rostros de hermanos nuevos en cada viaje que realizamos con un sincero espíritu de acogida y hospitalidad.

Transforma cada viaje turístico en artífice de diálogo entre las distintas religiones y culturas,

para construir la nueva civilización del amor y de la paz.

No dejes que la vida sea amenazada, herida o maltratada por aquellos que usan el turismo para comerciar con tantas mujeres y niños inocentes.

Virgen del Valle que fuiste elegida Patrona Nacional del Turismo, danos el regalo de tu mirada y llena nuestros corazones con un profundo encuentro con el Dios de la Vida, escondido en cada lugar que visitamos.

Amén.

Ofrecimiento del Día a Ntra. Sra. del Valle

Cuanto piense, cuanto hable, cuanto obre

y cuanto quiera en este día, te lo ofrezco,

purísima VIRGEN DEL VALLE,

como homenaje de amor consagrado a Tu devoción,

sean por Vos todos y cada uno de los latidos de mi corazón,

sean por Vos los deseos más íntimos de mi alma.

Recibe mi ofrecimiento como nueva

prenda de mi fidelidad  a Tu amor.

Y hacé, Madre mía del Valle,

que según Vos viva, y en Vos muera, y

con Vos reine feliz por toda la eternidad.

Amén.

Oración de un joven a la Virgen del Valle

Madre del Valle,
Madre de Jesús,
el «amigo fiel que nunca falla»,
escúchame.

Soy joven,
vivo una etapa decisiva de mi vida.
Acompáñame. No me dejes solo.

En las incertidumbres
de un futuro cargado de posibilidades,
pero lleno de dudas e inquietudes,
muéstrame a Jesús, Camino del hombre.

En la búsqueda de un ideal
que dé sentido a mi vida,
que quiere ser la de
un joven cristiano, leal
honesto y generoso,
muéstrame a Jesús, Verdad
Luz y guía.

En el ansia incontenible
de crecer en el amor y en la amistad,
en el servicio y en la entrega,
muéstrame a Jesús, la Vida.

Muéstrame a Jesús,
al que plantó la Cruz
en esta América Latina,
la tierra joven, como yo,
de la que tanto espera la Iglesia.

Muéstrame a Jesús.
Hazme como Jesús.
A Ti me consagrado.

Soy tuyo.
Para siempre.
Amén.

Consagración de los niños recién bautizados

Virgen y Señora del Valle,
Madre de Jesús y Madre nuestra.
Hoy, como miembros de la Iglesia
de tu Hijo,
traemos a estos niños,
para que reciban Nueva Vida
con las aguas del Bautismo
y entren al Pueblo de Dios,
que es nuestra Iglesia.

Aunque pequeños,
estaban en el pecado,
en soledad y muerte.
Desde hoy, sepultados con Cristo,
con Él han resucitado
a la Nueva Vida
del Agua y del Espíritu Santo.

Desde hoy llamarán Padre
a Nuestro Dios;
y el Dios hecho hombre
que vino a salvarnos,
el Buen Jesús, será su Hermano,
y ellos serán templos vivientes
del Espíritu Santo,
y podrán llamarte Madre
y quedar a ti consagrados.

Desde hoy son miembros
de la familia cristiana
extendida por el mundo.
Con la vida habían comenzado
su peregrinar por sendas ásperas,
colmadas de dificultades y peligros.

La nueva vida que hoy inician,
será un desafío para dar testimonio
de su fe y de su bautismo.

Madre del Valle,
hoy los consagramos a ti.
Ayúdalos a mantener la gracia
y la amistad con Dios
en esta vida nueva
que hoy reciben,
y que iluminen con su luz
el camino de todos los hombres.

Te pedimos, Madre, por su salud,
la de sus padres, padrinos y familiares
para que fuertes y unidos,
se apoyen en el camino diario.

Virgen del Valle,
recibe a estos niños,
que son los nuevos hijos de Dios,
y ayúdalos a crecer
sin traicionar nunca
su santo bautismo.

Amén.

Plegaria del Paracaidista a la Virgen del Valle, su Patrona

Enséñanos aquí en tu tierra argentina
Mi Santa patrona de los paracaidistas
que como propios hijos tuyos,
tu bendición existe.

A Ti me entrego, Virgen del Valle,
al saltar humilde y silencioso
en pos de un ideal
sumiso y victorioso.

Como paracaidista y valiente guerrero
nace en mí el coraje de pedírtelo,
el que quizás un día me falte
por eso también dame el valor
y la fuerza de la fe.

Que nunca me abandonen
para que con tu piedad
y mi sinceridad
alcance lo que
no se puede obtener de sí…
la seguridad.

Dame, Madre, lo que jamás te piden
lo que te queda
y que los demás no te requieren.
Tu voz me ayudará a iniciar
el salto victorioso
y descender pletórico de gozo.
Amén.

Plegaria de la familia al salir de vacaciones, a la Virgen del Valle, Patrona del Turismo

Madre nuestra del Valle,
Patrona Nacional del Turismo,
nuestro caminar de turistas
nos pone en tu presencia.

Escucha, Madre, nuestro clamor.
Madre del divino amparo,
camina a nuestro lado,
sube a nuestros vehículos
y danos la prudencia necesaria
para transitar los caminos de la Patria
con la fe y la alegría que nos da tu compañía.

Señora nuestra del Valle,
desde tu cuna hecha de cerros
donde convergen las rutas
de todos los llanos,
abre las puertas de nuestro corazón
para que podamos conocernos mejor,
como peregrinos que somos
de fraternidad y paz.

Guía nuestros pasos
y haz que nuestro descanso nos alivie
de todas las fatigas.

Que seamos testimonio de paz fraterna
en esta tierra argentina que nos cobija
para que, conociéndonos
todos juntos seamos creadores de
la gran familia nacional
donde reine tu amor y que en todo lugar
seamos heraldos del Evangelio de tu Hijo,
que hermana a todos los hombres del mundo.
Madre y Patrona bendícenos.

Amén.

Oración del Año Mariano Nacional

(en adhesión al Jubileo por los 400 años del hallazgo de la Sagrada Imagen.)

María, Madre del Pueblo, esperanza nuestra,
hermosa Virgen del Valle,
ayúdanos a renovar nuestra fe y nuestra alegría cristiana.

Tú que albergaste al Hijo de Dios hecho carne,
enséñanos a hacer vida el Evangelio,
para transformar la historia de nuestra Patria.

Tú que nos diste el ejemplo de tu hogar en Nazaret,
haz que en nuestras familias recibamos y cuidemos la vida
y cultivemos la concordia y el amor.

Tú que al pie de la cruz te mantuviste firme,
y viviste el alegre consuelo de la resurrección,
enséñanos a ser fuertes en las dificultades
y a caminar como resucitados.

Tú que eres signo de una nueva humanidad,
impúlsanos a ser promotores de amistad social
y a estar cerca de los débiles y necesitados.

Tú que proclamaste las maravillas del Señor,
consíguenos un nuevo ardor misionero
para llevar a todos la Buena Noticia.

Anímanos a salir sin demora
al encuentro de los hermanos,
para anunciar el amor de Dios
reflejado en la entrega total de Jesucristo.

Madre preciosa, recibe todo el cariño de este pueblo argentino
que siempre experimentó tu presencia amorosa
y tu valiosa intercesión.
Gracias Madre.
Amén.

Oración Preparatoria por los 400 años

Virgen Santísima del Valle,

Madre de nuestra Catamarca.

Con tu imagen cuatro veces

centenaria llegamos a Jesús.

En ésta, Tú Sagrada imagen,

descubrimos “la gracia del Valle”.

Desde los cerros y los llanos,

nuestro pueblo devoto llega a tus pies

en humilde peregrinación.

En la Gruta nos encontramos para

venerar el lugar donde comenzaste a

mostrarnos tu amor.

A la Ermita de Valle Viejo nos dirigimos

para hacer tu camino, que es el de Jesús.

Ya en tu Santuario, nos recibes, Madre,

pues venimos agradeciendo y pidiendo.

Eres la mujer del SI, del “Hágase en mí”.

Mujer creyente que va de prisa a hacer caridad.

¡Oh Madre Bendita por haber creído!

Que tus hijos creamos a Jesús y creamos en Jesús, tu Hijo.

Mujer de oración que en tus manos entre abiertas

nos muestras la ternura de Dios.

Mujer orante que nos enseñas a descubrir que Dios

es grande, santo y misericordioso.

Hacia los “Cuatrocientos años de tu Hallazgo”

en la Gruta de Choya nos encaminamos.

Queremos escuchar lo mismo que dijiste en las bodas de

Caná: “Hagan lo que Él les diga”.

Queremos escuchar de la boca de tu divino Hijo

lo que dijo a Juan en la Cruz: “Ahí tienes a tu Madre”

En nuestra casa, que es nuestro corazón,

te recibimos una vez más como NUESTRA AMADA MADRE.

¡Ruega a Dios por nosotros,

Virgen Santísima del Valle!

Amén.

Traductor
Síguenos en Facebook
Archivo de noticias
febrero 2024
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
26272829